Miembros de la Corporación Jurídica Libertad atrapados en su propia defensa

Miembros de la Corporación Jurídica Libertad (CJL) han sido objeto de amenazas de muerte como consecuencia de su actividad de defensa de los derechos humanos[1]. Por ejemplo, en junio de 2010 la organización fue declarada blanco militar en un panfleto circulado por las AUC, grupo paramilitar supuestamente desmovilizado en esa época[2].

El caso de Bayron Góngora

En febrero de 2010 CJL tuvo conocimiento de que sicarios de una organización armada ilegal de Medellín habrían sido contratados para atentar contra la vida del abogado Bayron Góngora, integrante de CJL. Lo que es claro tanto para él como para la organización es que esta amenaza deriva directamente de la labor de defensa de los derechos humanos y de representación de víctimas de crímenes de Estado que viene realizando desde hace más de una década[3]. Góngora, quien representa víctimas de ejecuciones extrajudiciales, también ha sido vinculado a procesos penales, sindicado del delito de rebelión[4].

El caso de Elkin Ramírez

En julio de 2011 la Fiscalía seccional de Bogotá precluyó la investigación que se venía adelantando desde 2005 contra el abogado Elkin Ramírez y otros dos defensores de derechos humanos por el delito de falsa denuncia. En septiembre de 2005, el coronel (r) Néstor Iván Duque, entonces comandante del Batallón de Ingenieros Carlos Bejarano Muñoz de la Brigada XVII del Ejército, denunció a defensores de derechos humanos por los presuntos delitos de injuria, calumnia y falsa denuncia a causa de la información que habían presentado el año anterior ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH)[5]. Tras las detenciones de algunos campesinos y líderes de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó (Antioquia) que denunciaron una serie de agresiones y amenazas cometidas por este Batallón[6], los defensores presentaron ante la CorteIDH – instancia que había dispuesto medidas especiales de protección en favor de esta comunidad – información que daba cuenta de detenciones arbitrarias cometidas por personal del mismo batallón[7].

Además, la Fiscalía 74 inició una investigación en noviembre de 2006 por el presunto delito de rebelión dentro de la cual se ordenaba la captura de Elkin Ramírez[8]. En mayo de 2009 la orden de captura fue revocada.

Las amenazas e investigaciones penales en contra de los abogados tienen importantes implicaciones:

“En algunos momentos hemos tenido que dedicar parte de los esfuerzos humanos a defendernos nosotros mismos, buscar acompañamiento, hacer viajes al exterior para establecer mecanismos de protección; la fatiga que implica en el día a día el saber que te están persiguiendo, que están averiguando por tu caso, por tu familia; que tienes un proceso penal encima; que tienes eventualmente una orden de captura en tu contra. En eso radican las dificultades” –  Elkin Ramírez


Notas de pie:

[1] Cidh: Informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 2007, 29 de diciembre de 2007
[2] Abogados Sin Fronteras Canadá y Colombian Caravana UK Lawyers Group: Colombia: la profesión jurídica sigue siendo atacada – Informe de la segunda delegación internacional de abogados y abogadas en Colombia. Abril de 2011
[3] Agencia de Prensa del Instituto Popular de Capacitación (IPC): Abogado de Corporación Jurídica Libertad víctima de amenazas de muerte, 15 de febrero de 2010
[4] Ibíd.
[5] Ccajar: Fiscalía falla a favor de defensores de derechos humanos, 8 de agosto de 2011
[6] Protection Online: Javier Giraldo, Elkin Ramírez y Miguel Ángel Afanador, defensores de derechos humanos: fallo a su favor de la Fiscalia, 14 de agosto de 2011; Un informe de la Corte Interamericana de Derechos Humanos presenta el siguiente hecho: «el 12 de marzo de 2004 integrantes del Batallón de Ingenieros Bejarano Muñoz retuvieron al joven Apolinar Guerra George y al señor Elkin Darío Tuberquia, quienes permanecieron privados ilegalmente de la libertad e incomunicados hasta el 1 de abril de 2004, cuando fue concedido un recurso de hábeas corpus a su favor. Durante la detención fueron “ultrajados, golpeados y amenazados” por varios militares». Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 17 de noviembre de 2004
[7] Protection Online: Op. Cit.
[8] Denuncia pública de CJL, 18 de agosto de 2006

Deja un comentario