«No dar talleres, ni charlas, no acompañar emocionalmente, sino ir más allá»

PBI entrevista a Helena Manrique quien hasta hace poco trabajó en el Área de Reconstrucción del Tejido Social. 

PBI: Llevas tres años en PBI, cuéntanos en qué ha consistido tu trabajo

Helena Manrique: He trabajado en el Área de Reconstrucción del Tejido Social (Arts), que tiene el objetivo fundamental de fortalecer las capacidades de protección en las organizaciones, tanto acompañadas como no acompañadas. También intentamos acompañar y fortalecer herramientas de afrontamiento emocional y hacer acompañamiento emocional en situaciones especialmente graves. Y, en lo cotidiano, al interno de Brigadas, actualizar al Proyecto de lo que está sucediendo en el país, sobre todo, en cuestiones de seguridad con los acompañados y ver cómo se puede retroalimentar esa parte del trabajo con las estrategias de protección que estamos teniendo, en el día a día, con los acompañados. Además, la posibilidad de trabajar con organizaciones que no son acompañadas ayuda bastante en el análisis del movimiento social y sirve para crear redes de apoyo, de alianza y de empoderamiento.

PBI: ¿Qué ha sido lo más bonito o exitoso para ti?

Helena: Muchas cosas, es un poco difícil de resumir. Una de las más bonitas ha sido retomar la relación con la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asfaddes) y trabajar con ellos en Medellín y con las seccionales, es una organización que estuvo desde el inicio de Brigadas en el país, creo que es importante poder mantener la relación y aprender de ellos.

Cada organización una es un mundo infinito con la que hemos aprendido muchísimas cosas. Por ejemplo, la relación tan profunda que se tejió con el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (Ccajar), ver cómo ha habido cada vez una mayor apertura al trabajo psicosocial y cómo se han hecho espacio en las agendas a la protección y al autocuidado. Esta apertura a la sensibilidad no sé si ha sido exitosa, pero sí ha servido para ver que el trabajo ha sembrado semillas y que la gente quiere seguir continuando con su labor de defensoría de los derechos humanos.Helena Manrique

PBI: ¿Tienes en mente algún momento o situación difícil de sobrellevar?

Helena: Para mí, una de las situaciones más complicadas es la de acompañar en la búsqueda de familiares de detenidos desaparecidos. Hemos trabajado con muchas organizaciones y a mí me sobrepasaba la capacidad de resistencia y de amor que tienen los familiares. Me duelen y aterrorizan sus historias y sigo sin poder entender de dónde sacan esa fortaleza y esperanza para continuar. Personalmente, en muchos casos en estos acompañamientos sentía que sólo podía ofrecer solidaridad y cariño, no tenía nada que aportar.

PBI: ¿Cómo afrontan los defensores y líderes amenazados el miedo y las angustias? ¿Y cómo apoya el Eje de Arts a la protección emocional?

Helena: Los defensores, las defensoras, las comunidades, todos afrontan ese miedo de una forma muy variada en cuanto a estrategias de afrontamiento, es decir, depende de muchas cuestiones: de si son comunidades, organizaciones de base, colectivos de abogados o de zonas del país son. En Colombia, con tantos años de guerra, la gente ha desarrollado unas formas de afrontamiento que culturalmente nos chocan mucho, como puede ser un sentido del humor tan sarcástico o que son capaces de rumbear y de reírse hasta de las situaciones más dramáticas.

El eje de Arts una de las funciones que tiene es tratar de escuchar muy bien las estrategias propias de afrontamiento, la tarea no es tratar de inventar cosas nuevas o enseñar «nada», sino más bien generar espacios que ayuden a que sea la gente la que comparta sus estrategias para que las aprendan unos de otros o se den ideas. Creo que la función de Arts es generar espacios para que la gente pueda sentirse con la libertad de compartir cosas que son muy profundas en el afrontamiento del horror y del miedo. Y desde ahí generar preguntas para ver cómo seguimos creando otras nuevas.

PBI: ¿Qué ha significado para ti acompañar a los defensores y comunidades?

Helena: Personalmente ha sido un aprendizaje constante y cotidiano de valores que es difícil de resumir. Creo que voy a necesitar algo de tiempo para entender qué tanto ha cambiado mi vida. Pero sí, lo que alcanzo a ver es, por ejemplo, el inmenso amor a la vida de la gente, una apuesta por aquello que crea y da vida en medio del horror, de las dificultades, de las amenazas, de la impunidad… Para mí, sí implica mirar otras realidades desde el prisma de lo aprendido con los defensores y las comunidades.Helena Manrique

PBI: ¿Qué significa la reconstrucción del tejido social en tu trabajo del día a día?

Helena: El título del puesto es muy amplio y ambicioso, hay que entender cuál es el papel primordial: no dar talleres, ni charlas, no acompañar emocionalmente, sino ir más allá.

Y parte de la tarea que no es solamente del área, lo es también de Brigadas de Paz, es ayudar a que poco a poco las relaciones entre la gente, la confianza y las intenciones conjuntas puedan unirse. Eso es un objetivo enorme. A veces, es algo tan sencillo como ayudar a acompañar a que la gente entienda que tiene espacios de confianza en los que poder hablar cuestiones que preocupan, sintiendo que es posible volver a entramar complicidades con el que tienes al lado.

PBI: ¿Qué has aprendido de las y los defensores que has conocido y acompañado a través de los años?

Helena: Los talleres son un espacio para que la gente pueda compartir con los compañeros cosas que ya han vivido y aprendido. Un día, estábamos en uno y Alirio Uribe decía: «nosotros llevamos ya muchos años en esta pelea, nos han matado a mucha gente en el camino, hemos sufrido mucho, pero nos la pasamos bien con los amigos. Sería contradictorio que seamos infelices siendo defensores de derechos humanos, porque somos defensores de la vida. Tengan cuidado y no dejen que la guerra les quite la alegría porque nos lo pueden quitar todo, pero lo único que no nuestro derecho a la alegría».

Y por eso, yo creo que intenten lo que intenten, no se va a acabar con este movimiento social.

2 thoughts on “«No dar talleres, ni charlas, no acompañar emocionalmente, sino ir más allá»”

Deja un comentario