El fortalecimiento de la economía campesina: una apuesta de la Zona de Reserva Campesina

*Segunda parte de la entrevista a Yenly Méndez, defensora de derechos humanos que trabaja con la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (Acvc) – Lea la primera parte aquí

PBI: ¿Cuántas ZRC existen en Colombia?

YENLY: Reconocidas por el Estado, en la actualidad, son seis. Estas zonas fueron reconocidas entre 1996 y 2002. La Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra fue la última reconocida.

Producto de una negociación y un acuerdo que hicimos, en 2010, varias Organizaciones Campesinas con el Estado, con el Ministerio de Agricultura y el Incoder, (la autoridad de tierras en el país), se llegó al compromiso por parte del Gobierno de iniciar procesos de constitución de nuevas ZRC.

Un caso especial es la del Catatumbo que ya cumplió todos los requisitos legales y sin mayores argumentaciones el Gobierno se niega a darle reconocimiento jurídico. Además de estas zonas, hay siete procesos iniciados y suspendidos, porque desde el año 2013 el Gobierno ha hecho un veto a las ZRC, pese a que es una obligación legal que tiene que cumplir.

PBI: Y ¿Qué significan las Zonas de Reserva Campesina para la protección del Medio ambiente?

YENLY: Las Zonas de Reserva Campesina, por Ley, deben tener y construir de manera participativa entre las comunidades y los gobiernos locales un Plan de Desarrollo Sostenible. El Plan de Desarrollo desde una perspectiva de sostenibilidad habla del enfoque y de la vocación de conservación ambiental que tienen estas zonas.

Uno de sus rasgos característicos es que las prácticas productivas y los modos de vida se desarrollan con la intención de conservar los recursos naturales.

Un ejemplo preciso es la autorregulación que hemos hecho en el Valle del Río Cimitarra, en la ZRC nuestra, en la que por más de dos décadas autónomamente las comunidades han delimitado un área geográfica a través de lo que se conoce como una franja amarilla, es decir, un límite imaginario que las comunidades han consensuado, han acordado y respetado voluntariamente sin ninguna mediación estatal ni de ninguna índole. Autónomamente los campesinos definieron que ahí no iban a desarrollar ninguna actividad, ni de cacería, ni de tala de bosques, ni de aprovechamiento de aguas.

Es tan importante el valor ambiental, el valor ecológico que tiene esta autorregulación campesina, que recientemente Parques Nacionales le ha dado un reconocimiento a esta área protegida.

FK5A6837

PBI: ¿Cuáles son las ventajas de las Zonas de Reserva Campesina para la producción agrícola?

YENLY: Las ZRC tienen como un objetivo, el fortalecimiento de la economía campesina y esto tiene un valor muy importante porque en el país, desde hace varias décadas, no existe una política pública que proteja la economía campesina.

El modelo de desarrollo rural del país se ha enfocado siempre, durante el último siglo, hacia el crecimiento económico y hacia un modelo de desarrollo rural agroindustrial. Esto ha dejado por fuera a la economía campesina porque la mayoría de la población rural es indígena, afro o campesina y no están ligados a una producción agroindustrial, sino a prácticas tradicionales de la economía de pequeña escala.

Y ésta tiene unos beneficios sociales, ambientales y económicos de mucha importancia. En lo ambiental las prácticas productivas de pequeña escala, sin un uso extensivo de la tierra, sin un uso extensivo de agro-químicos, ni un uso excesivo de los recursos hídricos hace que sean más sostenibles, contrario al modelo agroindustrial que compromete el uso extensivo de la tierra, del agua. En ese sentido la econ
omía campesina tiene un impacto muy importante en la protección de los ecosistemas.

Es importante que las comunidades rurales, agrarias permanezcan en los territorios cumpliendo esa función ecológica. La economía campesina genera unos flujos de mercado en las regiones, una activación de mercados locales que es importante y tiene unos efectos económicos, sociales y políticos.

Y por otro lado, aun cuando no existe una política pública para la economía campesina, estudios han mostrado que entre el 70 y el 80% de la alimentación de las grandes ciudades en el país es producida por esa economía campesina. Las políticas públicas han querido acorralar al campesino y convertirlo, bien sea en un obrero en una ciudad o en un asalariado en esos grandes proyectos del agronegocio y eso, en la práctica, significa querer acabar con el campesino.

PBI: ¿Por qué hay tanta resistencia por parte del Gobierno en reconocer nuevas zonas?

YENLY: Yo identifico dos razones. Por un lado, este es un país que ha crecido, se ha desarrollado y se ha basado en un modelo concentrador de la tierra. Y las Zonas de Reserva Campesina tienen la vocación de hacerle, un poco, el ataque a esa concentración de la tierra, de hecho el Marco Jurídico habla de eso.

Esta es una sociedad deficitaria que le teme a los sujetos empoderados, a la ciudadanía. Y las ZRC representan eso, un espacio de reconocimiento político.

Por otro lado, ha habido un imaginario nefasto en contra de los campesinos, de los indígenas, de los afrodescendientes y es que como han permanecido, pese a lo cruento de un conflicto armado en las zonas rurales donde necesariamente han tenido que convivir con las fuerzas guerrilleras, pues se equipara la guerrilla a la población rural, no.

Y también entienden las Zonas de Reserva Campesina como zonas liberadas para la guerrilla cuando las Comunidades lo que están reclamando es todo lo contrario: presencia estatal, inversión estatal, reconocimiento por parte de la Sociedad y del Estado en las ZRC.

PBI: Yenly, muchas gracias, nos ha contado mucho sobre su trabajo, sobre las Zonas de Reserva Campesina y sobre el trabajo de la Acvc. Esperamos que podamos seguir acompañando en todo este trabajo.

YENLY: Muchísimas gracias, ha sido un gusto compartir estas reflexiones y es el momento para gradecer a PBI que siempre ha estado ahí al lado de la Acvc. Ese acompañamiento ha tenido un enorme significado en la supervivencia de estas luchas que nosotros desarrollamos.

Deja un comentario