Así fue el acompañamiento internacional durante el paro nacional en Bogotá

Impresionadas: es así como hemos vuelto después de la jornada de Paro Nacional en pleno corazón de la capital colombiana.

El 17 de marzo de 2016 tuvo lugar en Colombia un paro nacional con el fin de reivindicar políticas económicas más equitativas, una mayor soberanía del pueblo colombiano sobre sus recursos y una paz con justicia social en el marco de una próxima firma de los acuerdos de La Habana entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc.

Leo_paro_web
En la movilización participaron en Bogotá cerca de 15,000 personas. Foto: Leonardo Villamizar

En esta movilización, participaron en Bogotá cerca de 15,000 personas, entre ellas, varias de nuestras organizaciones acompañadas quienes, además, coordinaron la formación de equipos de derechos humanos encargados de velar por el cumplimiento de los derechos civiles de los manifestantes. Esto fue el resultado de meses de diálogo con autoridades civiles y Fuerza Pública[1], trabajo promovido por la campaña «la libertad un asunto de todos y todas» de la cual hacen parte muchas organizaciones. Desde que se implementaron estas comisiones de derechos humanos en marchas, las violaciones de los derechos de la población civil se han reducido, según nos comenta Franklin Castañeda, presidente de la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos (Fcspp).

A las 8.30 am, la esquina de la carrera 7 con la calle 13, uno de los lugares más “calientes” en este tipo de concentraciones, fue el punto de encuentro con nuestros acompañados de la Fcspp. De ellos aprendimos de su profesionalidad y entrega a su trabajo por la defensa de los derechos humanos, pero también a saber disfrutar el momento conscientes de lo que estábamos viviendo y siempre con buen sentido del humor.

paro_fcspp_editado2
Presentación de las comisiones de derechos humanos y PBI ante la Fuerza Pública; Foto: Fcspp

Después de la presentación de estos equipos y PBI ante la Fuerza Pública presente en cada cuadra de la carrera 7 hasta la plaza Simón Bolívar, dio inicio la marcha. Fue muy inspirador para nosotras ver tanta diversidad de sectores unidos por una misma causa. Desde nuestro papel de observadoras y, por tanto, de no injerencia, a veces es difícil no poder ser participe cuando emocionalmente uno empatiza con aquello por lo cual se está luchando.

paro_del_web

La movilización transcurrió con normalidad hasta la llegada a la plaza. Sin embargo, una vez allá, se empezó a generar un poco de tensión por la presencia de un grupo de perturbadores que aparentemente no pertenecían a ninguno de los distintos sectores representados en la marcha. Nos llamó la atención que, en medio de algunas confrontaciones entre este grupo y la Fuerza Pública, un grupo de músicos de manera espontánea se interpusieran entre ellos a modo de escudo humano pidiendo no violencia a través de sus cantos e instrumentos. De igual manera, el equipo de derechos humanos que acompañábamos en su labor de mediador, trató de disuadir a los jóvenes perturbadores de continuar con su actitud violenta.

del_paro2

Finalmente, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) decidió actuar y se produjo una situación que a nosotras nos generó mucha admiración por la profesionalidad y humanidad de nuestros acompañados ya que uno de ellos, Franklin, se acercó al Esmad, pidiendo calma y que no intervinieran, con sus dos únicas “armas”: su chaleco de derechos humanos y su voz.

Se cerró el día. Eran las 5:00pm y con complicidad nos despedimos de la actividad y en especial de las personas inspiradoras cuyo trabajo comprendimos desde la cercanía y la adrenalina.

Lara y Delphine

Notas de pie:

[1] Decreto 563 (21 de diciembre de 2015): «Por medio del cual se adopta el Protocolo de Actuación para Las Movilizaciones Sociales en Bogotá: Por El Derecho a la Movilización y la Protesta Pacífica»

 

 

Deja un comentario