Construir la paz

Estas son las historias de algunas personas que, si bien reflejan la heterogeneidad colombiana, están unidas, como pueblo diverso, en el dolor causado por los atropellos del conflicto armado, y en la esperanza de una paz verdadera y duradera. 

Guillermo Gutiérrez es el arquitecto detrás de la futura construcción de la Universidad de la Paz. “Antes de dibujar una infraestructura, hace falta estudiar el territorio para que la obra del hombre y la obra de la naturaleza puedan generar un ambiente de convivencia recíproca”.

Su obra se enfoca en la construcción de viviendas para las comunidades indígenas y afrodescendientes a través de un juicioso estudio antropológico. “La sostenibilidad medio-ambiental no es nada retórico; para nuestro trabajo es algo deontológico, que muchas veces se nos escapa al momento de dibujar: el lápiz es un instrumento muy poderoso, que con un simple rasgo puede destruir o construir”.

Para lograr los objetivos que animan su acción, considera importante el desarrollo autónomo e integral, a partir del reconocimiento cultural. “En los territorios rurales y más periféricos de este hermoso país, falta el papel social asumido por el Estado. Los tiempos están cambiando, y haría falta ahora un Estado social más que un Estado de control”.


Delphine y Mario escribieron las historias de la bella locura después de un viaje al río Naya en junio de 2016. En este viaje conocieron mujeres y hombres indígenas, afrodescendientes y campesinos de distintas regiones de Colombia y pudieron presenciar la apertura de la primera sede de la Universidad de la Paz, una iniciativa que busca generar propuestas para la paz desde los territorios.

Un pensamiento en “Construir la paz”

Deja un comentario