“Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, si no ¡Justicia!”

Fernando, (España)

Fernando (España)
Fernando (España)

Por fin aterrizo en el mágico país de Gabriel García Márquez. Siempre supe que en algún momento vendría, pero ha sido mi compromiso con los derechos humanos el que finalmente me ha traído aquí.

Llego con mi mochila cargada de energía y emoción. Bogotá me atrapa estos primeros días, descubro la ciudad y a mis compañeros de proyecto en PBI.

Queda mucho camino por recorrer, muchas cosas por aprender y toda una experiencia por vivir. Ahora toca prepararse bien, formación, leer y leer, y aprender de los compañeros que ya están curtidos. Los defensores y las defensoras de derechos humanos nos esperan, son los que nos inspiran y motivan, los que nos van a dar la energía necesaria en esta andanza.

PBI lleva más de 20 años en Colombia, mi contribución será muy pequeña, pero sé que sumada a la de todos los que han pasado antes, ahora y los que pasarán, hará que el proyecto PBI Colombia en su contexto ayude a propiciar cambios en este maravilloso país. A propósito de todo esto, recuerdo una cita de Cervantes que dice: “Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, si no ¡Justicia!”.

Aurore, (Francia)

Aurore (Francia)
Aurore (Francia)

A pesar de la larga duración del proceso de selección todavía no me doy cuenta de que, por fin, ¡estoy aquí en Colombia!

Ser parte de PBI será una experiencia increíble, tanto profesional como personalmente, y estoy impaciente de integrarme en el equipo de Urabá. Creo que tengo mucha suerte al estar aquí en un momento tan importante e histórico como el que está experimentando Colombia.

Estoy muy contenta de apoyar y participar en el desarrollo de un espacio donde los actores locales y personas defensoras de derechos humanos trabajan para construir una paz real y duradera.

Eduardo, (España)

FK5A5652_web

Me considero una persona muy afortunada por haber tenido la oportunidad de entrar a formar parte de un proyecto tan sugerente como PBI Colombia en un momento histórico como el actual.

La orientación en la que estamos inmersos estos primeros días en Bogotá no hace sino incrementar las ganas de incorporarme al que será mi destino, Urabá.

Además de acompañar los interesantísimos procesos en los que ya viene trabajando el equipo de Apartadó, la posibilidad de conocer y participar en iniciativas que ayuden a construir una paz duradera y con justicia social hace que las ganas de comenzar sean aún mayores.

Michaela, (Austria)

Michaela (Austria)
Michaela (Austria)

En octubre de 2015 salí de Colombia hacia Europa, después de vivir acá dos años y medio, pero me fui con una lista de cosas pendientes. Quería aprender mucho más de este país y de esta gente tan diversa. Además, quería recuperar fuerzas para seguir en el trabajo de acompañamiento. En la lista de “otros pendientes” se encontraban la visita al Museo Nacional, a un páramo y al mercado de Paloquemao en Bogotá.

Pues, aquí estoy, con muchas ganas de aprender, acompañar y observar acá en Colombia. Estamos en medio de la orientación para integrarnos pronto a los equipos de terreno. Al mismo tiempo, estoy trabajando en los otros pendientes.  Vi unas frutas y verduras impresionantes en Paloquemao. El Museo Nacional me pareció inmenso y eso que aún me falta visitar dos pisos.

One thought on ““Cambiar el mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía, si no ¡Justicia!””

Deja un comentario