Fabián Laverde

Inició como defensor de derechos humanos en 1994, con motivo de la crisis cafetera de ese año, cuando todavía estaba en el colegio. A continuación, pasó a formar parte de Asopema, (Asociación de Pequeños y Medianos Agricultores del Tolima), y debido a su liderazgo sufrió persecuciones y amenazas que le hicieron dejar su tierra y tener que desplazarse a Bogotá. En la capital, pese al sufrimiento que le supuso el hecho de tener que alejarse obligatoriamente de su campo, entró en contacto con otras organizaciones que le brindaron ayuda en su caso. De ese modo siguió formándose como defensor y descubriendo nuevos campos transversales a los derechos humanos. A partir de 2004 comenzó su trabajo en Cos-pacc, acompañando procesos y estando con gente que sufría lo que él conocía de primera mano. El trabajo con las víctimas de multinacionales, con indígenas o con familiares de desaparecidos ha hecho que Cos-pacc y sus miembros hayan sufrido numerosos seguimientos y amenazas. Teniendo que recurrir al acompañamiento internacional de PBI, tanto para visibilizar su trabajo como para interlocutar con el Estado colombiano. Actualmente, la posibilidad de poder trabajar en la recomposición del tejido social con Asopema le está resultando muy gratificante porque suponen volver a sus raíces y a su tierra.

Deja un comentario