2004: La dificultad de ser Mujer Defensora de Derechos Humanos

En un contexto de alta tensión y fuertes señalamientos a personas defensoras de derechos humanos[1], Soraya Gutiérrez, abogada del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR)[2], recibió numerosas amenazas y ataques, un día recibió en su casa un paquete con muñecas ensangrentadas y amenazas de muertes hacía ella y su hija.

En este historia, Soraya nos cuenta lo difícil que es de ser defensora de derechos humanos, nos explica las estrategias de miedo que sufren atacando a su condición de mujer, de madre, entre otras. Por lo tanto, destaca la importancia del acompañamiento psicosocial y la necesidad de encontrar las herramientas para enfrentar la “guerra psicológica” que también sufre las personas defensoras de derechos humanos.

Hoy en día, Soraya es la presidenta del CAJAR y sigue luchando para la protección de los derechos humanos, la lucha contra la impunidad y acompaña a comunidades en resistencia que solicitan la protección de su territorio frente a megaproyectos, entre otros.

 

PBI Colombia

Notas de pie

[1] Agencia de prensa IPC: Situación de defensores de derechos humanos empeoró a lo largo del gobierno Uribe, 5 de agosto 2010 ; ReliefWeb: Colombia: Defensores de derechos humanos en la mira, 10 de septiembre 2003

[2] Javier Sulé: Soraya Gutiérrez: “Quisieron neutralizarnos con acciones de guerra psicológica”, 2 de noviembre 2014

 

**Video realizado por Javier Bauluz, gracias al apoyo de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo – AEXCID

AEXCID

Un comentario sobre “2004: La dificultad de ser Mujer Defensora de Derechos Humanos”

Responder a Claudia Victoria Girón Ortiz Cancelar respuesta