PBI Colombia (spanish)

Amenazas de neo-paramilitares a la Comunidad de Paz continúan

Ese martes primero de agosto, me desperté con mucho ánimo y entusiasmo: llegaba el líder de la Comunidad de Paz, Gildardo Tuberquia, a Bogotá con las acompañantes de Operazione Colomba para realizar unas reuniones con el cuerpo diplomático.

Llegaron temprano a la casa de PBI donde realizamos un desayuno de trabajo para coordinarnos en las diferentes reuniones y también, para compartir un poco de información sobre la situación actual en el corregimiento de San José de Apartadó.

El 6 de julio, la vereda La Cristalina amaneció con pintadas del grupo neoparamiliatar autodenominado Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) por todos lados: los muros de la escuela, las paredes de las viviendas e incluso, algunas de ellas, sobre animales1. Esta escena se repitió el 11 de julio en la cabecera municipal de San José de Apartadó, donde unas 25 casas fueron pintadas con la frase “AGC, llegamos para quedarnos”.2 La Comunidad de Paz de San José de Apartadó viene denunciando la expansión y el aumento del control de este grupo desde septiembre del 2016, cuando se retiró la guerrilla de las Farc en el marco del procesos de paz.

Además, la presencia de este grupo en la zona ha sido denunciada en los informes de riesgo de la Defensoría del pueblo desde el año 2009 como lo recuerda el IPC:

Es de anotar que desde el año 2009 el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo, en informe de riesgo Nº 003-09 del 17 de febrero, alertó sobre la presencia de grupos posparamilitares patrullando la carretera que conduce al corregimiento San José de Apartadó, específicamente en Caracolí. Y en agosto de 2013, Acasa registró que el ingreso de paramilitares a La Hoz y Rodoxalí generó el desplazamiento masivo de treinta familias de esas veredas.3

Después de esas últimas denuncias, el Defensor Nacional del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, realizó una visita a San José de Apartadó el viernes 28 de julio para encontrarse con algunos líderes de la zona. Al finalizar su visita, el Defensor declaró que “cerca de 6.000 habitantes se encuentran en riesgo por cuenta de la presencia de hombres del grupo armado ilegal en la zona, en la que además han impuesto restricciones a la movilidad y han ubicado retenes y puestos de control.”4

Las denuncias que hace la Comunidad de Paz sobre esta situación ha puesto en una situación de mayor vulnerabilidad a sus miembros. Desde el principio de este año, han recibido numerosas amenazas por parte de las AGC. Por esta razón, organizamos esas reuniones con embajadas y organizaciones internacionales para que Gildardo les pueda contar en persona lo que viven los campesinos en el corregimiento.

Gildardo Tuberquia, líder de la Comunidad de Paz

Gildardo ha sido la vocería de la Comunidad de Paz desde entonces, ha viajado por todas partes del mundo denunciando los ataques a la Comunidad. Para él ser parte del Consejo Interno ha sido muy valioso y una responsabilidad grande que asume con honor.

Gildardo Tuberquia pertenece a la Comunidad de Paz desde sus inicios y entró en el Consejo Interno en las segundas elecciones del mismo año de su creación en el 1997. Él recuerda que el día que se creó la Comunidad de Paz los campesinos tenían muchas esperanzas de que iban a ser respetados y que iban a poder quedarse en sus territorios, pero a la semana de la creación, Gildardo y su familia se vieron obligados a desplazarse de la vereda La Unión hacia el casco urbano de San José donde tuvieron que empezar de nuevo y organizarse como comunidad.

Desde el 2008, Gildardo vive en la Aldea de Paz en la vereda de Mulatos, que la Comunidad construyó en memoria del líder Luis Eduardo Guerra, quien fue asesinado con su familia en ese mismo terreno, el 21 de febrero 2005 en un operativo militar-paramilitar conocido como la masacre de Mulatos y la Resbalosa.5 Debido a esta tragedia, este territorio se convirtió en un terreno sagrado para la Comunidad de Paz. Construyeron un memorial a las víctimas, una biblioteca a nombre de Luis Eduardo y realizan peregrinaciones para nunca olvidar. Esta vereda se encuentra a unas 6-7 horas de camino de la cabecera municipal, es de difícil acceso pero es un lugar precioso. Después de esta masacre, por pérdida de confianza, la Comunidad de Paz cortó su interlocución con las entidades del Estado.

Gildardo reconoce que vivir en la vereda de Mulatos es un riesgo pero irse sería un retroceso de la Comunidad para todos los campesinos que han retornado a las veredas. Ese amor a su tierra es una de las bases más sólidas de la Comunidad de Paz. Gildardo recuerda que a pesar de todo lo que han vivido desde 1996, los campesinos siempre resistieron y volvieron a sus tierras, se desplazaban pero volvían.

En San José de Apartadó no se siente la paz

El 19 de julio, dos miembros de la Comunidad sufrieron un atraco en el chivero (el transporte público de Apartadó a San José), acompañados por observadores internacionales.6 Les robaron un dinero que tenían para pagar a los campesinos que les venden el cacao7. Ellos ven ese atraco como algo dirigido hacia la Comunidad y a su proyecto económico con el comercio del cacao. Dentro de sus denuncias afirman que en la zona las AGC están extorsionando a los campesinos, los comerciantes, pero ellos no lo aceptan y no pagan nada, de manera que robarles dinero es una forma de obligarlos a aceptar la presencia, según me comenta Gildardo. En los últimos meses, la Comunidad de Paz ha denunciado el control territorial en las veredas del corregimiento: hombres armados vestidos de camuflado irrumpen en las viviendas, amenazan, extorsionan y roban víveres de las familias.8

Foto: Charlotte Kesl

El pasado 17 de mayo, Gildardo vino a dar su testimonio en el Congreso de la República durante el debate público de control político sobre crímenes en contra de los defensores de derechos humanos y líderes sociales, convocado por Alirio Uribe y Ángela Robledo9. En este espacio, mostró un video que hicieron a escondidas el 14 de abril, donde se ve un grupo de hombres vestidos de camuflado, otros de civil, con armas largas, y con la cara tapada pero sin ninguna insignia, entonces preguntan ¿quienes son?

Después de esta denuncia en el Congreso, Gildardo recibió de nuevo amenazas haia su persona y desde entonces se desplaza entre La Holandita y Mulatos con acompañantes internacionales.

Incidencia en Bogotá

Nathalie Bienfait (PBI), Gildardo Tuberquía (Comunidad de Paz) y Todd Howland (Representante del alto comisionado para los Derechos Humanos de la ONU)

Debido a esta situación preocupante, desde PBI hemos apoyado a la Comunidad y hemos organizado esa gira de incidencia en Bogotá. Nos recibió la Delegación de la Unión Europea, las embajadas de Suecia, Holanda, Canadá, Francia, Austria y Todd Howland, representante del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU y con Amnistía Internacional. También se reunieron con la Embajada de Italia y cinco parlamentarios italianos, quienes estuvieron unos días en Bogotá. En cada reunión los encargados de derechos humanos escucharon con preocupación el testimonio de Gildardo y re-afirmaron su apoyo a la Comunidad. Gildardo también pidió que los delegados visiten a la Comunidad para que pueden reunirse con los pobladores, y escucharlos. Una petición importante también es que se reconozca la problemática en la zona, para poder afrontarlo de manera adecuada porque hasta el día de hoy, las autoridades siguen desmintiendo la situación de zozobra en la zona.10

Nathalie Bienfait


Notas de Pie:

1 Caracol, Investigan incursión de paramilitares en una vereda de Apartadó, Antioquia, 7 de julio 2017
2 El Espectador, ¿Vuelve la amenaza paramilitar a San José de Apartadó?, 11 de julio 2017
IPC, El IPC hace un llamado al Estado Colombiano frente a la expansión del paramilitarismo en San José de Apartadó, 11 de julio 2017
4 El Espectador, En riesgo 6.000 habitantes de San José de Apartadó por presencia de autodefensas, 28 de julio 2017
5 Sin Olvido, Masacre de San José de Apartadó
6 CdP, ¿Hasta cuándo tendremos que soportar esta ignominia?, 20 de julio 2017
La Comunidad viene desarrollando desde varios años un proyecto de cultivo del cacao y de un chocolate 100% organico desde varios años
8 CdP, ¿podrá concebirse mayor cinismo?, 12 de julio 2017
9 Ivan Cepeda, Comunidades denuncian campamentos de paramilitares en Urabá, 17 de mayo 2017
10 Caracol, Desmienten presencia masiva de paramilitares en San José de Apartadó, en Urabá, 10 de julio 2017