Preguntas frecuentes

¿Qué hacen los equipos de PBI?

Cuando hay un conflicto en un país, entre comunidades o naciones, hay ciertas acciones que son posibles y apropiadas para ser llevadas a cabo por personas externas; hay otras que no lo son. Los equipos de PBI intentan apoyar una resolución pacífica de los conflictos locales, mediante la presencia internacional, no violenta y no partidaria.

Para ello, los equipos de PBI

  • Ofrecen soporte y acompañamiento, como mecanismo de protección para las personas defensoras de derechos humanos que están bajo amenaza y en riesgo de sufrir violencia.
  • Desarrollan un sólido análisis de la situación política, teniendo en cuenta la mayor variedad posible de puntos de vista y experiencias, respetando a su vez las necesidades de confidencialidad de las personas.
  • Informan al mundo exterior sobre la situación observada en terreno, mediante un análisis no partidario.
  • Mantienen reuniones regulares con autoridades locales y nacionales de índole civil y militar, así como con las embajadas, para dar a conocer sus preocupaciones sobre el abuso de los derechos humanos que afecta a las organizaciones que acompañan.

PBI no es una organización para el desarrollo. Creemos que las comunidades necesitan espacio para llevar a cabo su propio desarrollo, de manera que se genere autosuficiencia en lugar de dependencia. PBI remite las peticiones de proyectos para el desarrollo a otras organizaciones establecidas con este fin.

¿Qué significa el principio de no partidismo de PBI?

El no partidismo es un principio fundamental de PBI tanto por razones prácticas como filosóficas.

Creemos que es inapropiado que PBI, siendo una entidad extranjera, tenga influencia alguna en las decisiones de las organizaciones a las que acompaña. De acuerdo a nuestro mandato, debemos proveer la protección que les permita resolver sus problemas de manera no violenta y según sus propios principios.

Para poder analizar un conflicto, es importante mantener una postura abierta hacia todas las partes involucradas. Si se cree que estamos alineados a alguna facción política o ideológica, las organizaciones a las que podríamos ayudar podrían mostrar recelos en contactarnos. Una postura de no partidismo nos da mayor objetividad y nos hace más accesibles.

La posición de no partidismo nos da acceso a un espectro de soporte político más amplio, que refuerza nuestra capacidad para proteger y promover la no violencia en la resolución de conflictos.

El no partidismo conlleva cierto prestigio frente a las autoridades locales y la comunidad diplomática, lo que a su vez reafirma nuestra influencia política, fortaleciendo así la protección que proveemos.

Cuando los equipos de PBI trabajan con aquellos cuya vida y trabajo se ven amenazados por la violencia, aceptar y trabajar con la disciplina del no partidismo puede ser política y emocionalmente muy difícil. En términos prácticos, significa que:

  • PBI no proporciona financiación a ninguna de las organizaciones a las que acompaña.
  • Los equipos de PBI no aceptan el pago de sus servicios.
  • Los voluntarios de PBI no brindan o solicitan ayuda material a organizaciones o personas locales durante el periodo de sus servicios o el inmediatamente posterior, cuando todavía pueden ser considerados como miembros de PBI.
  • Los voluntarios de PBI no participan de ninguna manera en actividades de las organizaciones locales durante el periodo de sus servicios. A pesar de que a menudo actuamos como observadores, desde el punto de vista de los derechos humanos, en acontecimientos como mítines y manifestaciones, nunca participamos directamente en ellos.

¿Qué buscamos en los voluntarios?

La siguiente lista de aptitudes, experiencia y habilidades es un ejemplo de los criterios utilizados para valorar a los aspirantes a voluntarios. Algunos requisitos son esenciales y otros deseables:

  • No-violencia: una clara comprensión y compromiso hacia la no-violencia. El uso de la no-violencia en la comunidad propia, es un prerrequisito indispensable para poder aplicar la no-violencia en otras partes del mundo.
  • Conocimiento de lenguas extranjeras. Para trabajar en México, Guatemala, Honduras y Colombia es necesario un español fluido.
  • Discreción y diplomacia.
  • Se recomienda una edad mínima de 25 años para ser voluntario.
  • Capacidad de trabajar eficazmente mientras se está bajo presión.
  • Conocimiento y comprensión de la historia, política y cultura del país de trabajo.
  • Empatía y sensibilidad multicultural. Capacidad de trabajar con gente de distintas culturas, demostrada a través de experiencias interculturales previas.
  • Capacidad de cambiar de táctica, metodología de trabajo y opinión.
  • Trabajo en equipo. Familiaridad con la toma de decisiones consensuada y capacidad de trabajar en equipo de una manera cooperativa y flexible.
  • Experiencia previa de trabajo con alguna ONG en los campos de paz, derechos humanos o justicia social.
  • Conocimientos prácticos. Manejo de equipos de cómputo, contabilidad, redacción, biblioteconomía, relaciones de grupo, comunidades rurales, fotografía, cocina, música y muchos más pueden ser útiles en los equipos de PBI.

¿Qué tengo que hacer para ser voluntario?

Cada voluntario emprende un riguroso proceso de formación, para poder estar completamente preparado para asumir el reto que supone trabajar en un proyecto de PBI.

Para el proyecto Colombia no hay una convocatoria abierta permanentemente. Es necesario estar revisando nuestra página web y redes sociales, donde publicaremos toda la información pertinente. Normalmente, mantenemos abiertas las convocatorias durante mínimo 2-3 meses a lo largo de cada año.

Si vives en uno de los siguientes lugares, por favor contacta con el grupo de país correspondiente: Nueva Zelanda, Australia, Bélgica, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Portugal, España, Suecia, Suiza, Reino Unido o EE UU.

Muchos de estos grupos organizan cursos de formación que ofrecen una introducción general sobre los principios en los que se basa el trabajo de PBI, y sobre su puesta en práctica en el trabajo en terreno. Además, los grupos de país apoyan a los voluntarios durante el periodo de preparación antes de unirse a un equipo y durante el periodo de reajuste al finalizar el trabajo en terreno.

Si vives donde no hay grupo de país, por favor contacta directamente con la oficina del proyecto en el que te gustaría trabajar.

Después de completar la solicitud y de haber dado tus referencias a la oficina de proyecto, debes presentar una entrevista eliminatoria (normalmente por teléfono). La siguiente etapa del proceso consiste en la asistencia a un curso de formación que dura entre siete y diez días. Estos cursos tienen lugar varias veces al año en Europa, América del Norte y en la zona de Asia-Pacífico. La formación para los proyectos de Colombia, Guatemala y México es en español, y para los proyectos de Indonesia, Kenia y Nepal es en inglés.

Los cursos cubren los siguientes temas: Los principios de PBI, su mandato, estructura y procesos de toma de decisiones, la no-violencia y el no partidismo, análisis político, sensibilidad cultural, procesos de grupo y cómo actuar en situaciones de emergencia, miedo y estrés.

La formación te ayudará a decidir si realmente quieres ser voluntario en un equipo de PBI y servirá para que tú y los miembros de tu proyecto, decidan si cuentas con la preparación adecuada para la experiencia. Cada aspirante tendrá una entrevista con miembros del equipo de formación, en la que podrá exponer las preguntas o las preocupaciones que le surjan. Algunos proyectos dan su recomendación en el último día del periodo de formación, otros lo hacen posteriormente.

Además de la formación en residencia, se espera que los voluntarios sigan un curso de formación a distancia para preparase para el momento en que se unan a un equipo.

La preparación continuará con una orientación en el país de destino tras haberse unido a un equipo.

Condiciones de vida y tiempo que pasan los voluntarios en los equipos de terreno

Los voluntarios de PBI comparten una casa que se utiliza como alojamiento y oficina.

Generalmente se trata de una casa con un carácter muy internacional, donde todas las personas tienen el compromiso de vivir durante 18 meses, que es el tiempo mínimo de voluntariado en Colombia.

¿Qué medidas toma PBI para minimizar los riesgos a los que se enfrentan los voluntarios?

Dada la naturaleza del trabajo de PBI, hay ciertos riesgos personales que están bien definidos. Los miembros de los equipos acompañan frecuentemente a personas que están bajo amenaza de sufrir todo tipo de daño físico. Antes de hacer la solicitud, cada aspirante a voluntario debería considerar si está preparado para correr estos riesgos.

Durante más de 25 años de acompañamiento ha habido dos casos de incidentes graves, ambos sucedieron hace 18 años. En agosto de 1989, lanzaron una granada de mano a la casa de PBI en Guatemala (nadie resultó herido), y tres meses después, apuñalaron a tres voluntarios durante su camino de regreso a casa desde la parada de autobús, pero afortunadamente, no sufrieron daños permanentes. Sin embargo, este tipo de incidentes es poco frecuente.

La seguridad de nuestros voluntarios es esencial para poder maximizar la protección que ofrecemos a las organizaciones y comunidades a las que acompañamos. Cuando se emprenden misiones de acompañamiento, particularmente las que son potencialmente arriesgadas, los equipos de PBI realizan un profundo análisis de la situación política e informan a la policía y a las autoridades locales que voluntarios de PBI van a estar en la zona. Estos elevados niveles de visibilidad, indican a las autoridades que éstas serán vistas como responsables si les pasara cualquier cosa a los voluntarios o a aquellos a quienes acompañan. Como medida preventiva, también se informa a las embajadas de los países de los voluntarios. Además, como medida adicional, siempre llevan consigo teléfonos móviles (o teléfonos satelitales si viajan a zonas remotas) para que puedan comunicarse inmediatamente con los equipos y oficinas de soporte. Los equipos sobre terreno están respaldados por una red internacional de apoyo, lo que protege no sólo a las organizaciones a las que acompañamos sino también a nuestros voluntarios.

¿Puedo trabajar con un equipo de PBI en mi propio país?

No. Por razones de no partidismo y de seguridad, los voluntarios no pueden unirse a un proyecto de PBI en su propio país. Sin embargo, recomendamos plenamente su participación en proyectos de PBI en otros países. Por ejemplo, hay voluntarios de otros países de América Latina que trabajan en el Proyecto de Colombia.

La primera razón por tener esta “regla del propio país” es que los equipos de PBI deben mantener la distancia con las organizaciones a las que acompañan, para que las presiones locales no influyan en su trabajo. La segunda razón es por seguridad. Para poder proveer un acompañamiento eficaz a las organizaciones debemos asegurar al máximo la seguridad de nuestros propios voluntarios.

Condiciones económicas

En todos los proyectos están cubiertos por PBI todos los siguientes costes: viaje de ida y vuelta al país de trabajo, gastos de manutención, alojamiento, comida, viajes internos, seguro médico y una cantidad de dinero para apoyar la repatriación de la persona a su país de origen al término del voluntariado

También se ofrece a los voluntarios una retribución que cubre costes adicionales. En el caso de Colombia, este apoyo económico mensual (estipendio) se paga en pesos y equivale aproximadamente a 230 euros. Se brinda además apoyo para viajes internos, para la salud mental, y un aporte económico para apoyar (no siempre se cubre completamente) un vuelo de vacaciones al lugar de origen.

¿Qué ofrece PBI a los voluntarios?

PBI ofrece:

  • La gran experiencia de trabajar con una organización internacional para la paz y los derechos humanos, comprometida con la transformación de ideales en acciones prácticas.
  • Formación especializada basada en más de 25 años de experiencia de trabajo sobre terreno.
  • La experiencia de vivir y trabajar en un equipo estrechamente unido de voluntarios de países y culturas muy diferentes.
  • La oportunidad única de observar, de primera mano, las intensas presiones a las que se enfrentan los defensores de derechos humanos y su capacidad de resistencia y coraje.

PBI tiene un compromiso de apoyo con sus voluntarios antes, durante, y después de su trabajo con la organización en el terreno. Hemos desarrollado estándares mínimos para brindar apoyo emocional a nuestros equipos durante su permanencia con PBI durante la preparación, el trabajo en terreno y la reintegración. Nuestra alianza con la Asociación Europea de Terapia Gestalt (EAGT) permite que los voluntarios de PBI reciban apoyo profesional si lo necesitan. También pueden recibir el apoyo individual de profesionales de salud mental de EAGT, durante y después de su voluntariado con PBI. EAGT también ofrece otros servicios sin costo para PBI como la formación de mentores o la posibilidad de entrenar equipos en terreno.

¿Puedo unirme a un equipo inmediatamente después de la formación?

Las oficinas de proyecto son las responsables de organizar la integración de los voluntarios a los equipos. En la medida de lo posible, se busca que su vinculación se realice cuando sea más conveniente para los voluntarios, pero también deben tenerse en cuenta las necesidades de cada equipo. Esto incluye mantener un equilibrio respecto a la nacionalidad, sexo, edad y conocimientos. Por esta razón, podría pasar entre un mes y un año desde el fin de la formación hasta el momento de unirse a un equipo.

PBI abre espacios para la paz

A %d blogueros les gusta esto: