Claudia Julieta Duque

Claudia Julieta Duque es corresponsal en Colombia de la emisora radial por Internet de derechos humanos Radio Nizkor y fue investigadora del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (Ccajar). En sus 24 años como periodista ha investigado y reportado sobre temas de desaparición forzada, reclutamiento de niños por parte de actores armados legales e ilegales, el impacto de la impunidad y el derecho a la justicia y la infiltración de grupos paramilitares dentro de entidades gubernamentales. Ha hecho seguimiento al asesinato en 1999 del periodista Jaime Garzón.


Entrevista a Claudia Julieta Duque: “No me atrevo a llamar paz al futuro que se avecina” (julio de 2016)


Interceptaciones del DAS

Duque ha sido una de las periodistas interceptadas de forma exhaustiva por parte del organismo presidencial Departamento Administrativo de Seguridad (DAS). El informe del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía revela varias actividades de espionaje e incluso amenazas realizadas contra ella por parte del DAS. Estas revelaciones coinciden con denuncias que la periodista había hecho ante la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) desde hace varios años[1].

Duque comenzó a recibir amenazas en 2001, año en que comenzó a trabajar con el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo en una investigación por el asesinato del periodista Jaime Garzón ocurrido en agosto de 1999. Su seguimiento al caso Garzón la condujo a denunciar que el DAS había realizado un montaje para desviar la investigación que la Fiscalía llevaba por el homicidio debido a la presunta participación de agentes de esa entidad en el encubrimiento del crimen. Desde entonces, las amenazas se intensificaron y la han obligado a salir del país en varias ocasiones. Además, desde ese mismo año la periodista comenzó a notar seguimientos constantes en sus desplazamientos con diferentes automóviles y taxis.

Debido a que Claudia Julieta Duque hizo un registro de las placas de los vehículos que la venían siguiendo, con el tiempo descubrió que había algunos de ellos que ya le habían hecho seguimientos en oportunidades anteriores.

Según el informe del CTI, dentro de la información incautada al DAS se encuentra una completa bitácora de actividades de la periodista durante diferentes periodos con especificaciones de fechas, horas, sitios y personas con las que se había reunido. También existía un informe de seis páginas que cuenta con datos biográficos de la periodista, experiencia laboral, anotaciones sobre quejas presentadas por Duque acerca de su esquema de protección y comunicados relacionados con ella entre el 24 de febrero y el 22 de noviembre de 2004. Asimismo, el CTI encontró un memorando en el que el DAS solicita adelantar labores de contrainteligencia por posible fuga de información relacionada con la periodista Duque y una lista de placas de los vehículos que habían realizado los seguimientos a la periodista.

Claudia Julieta Duque también aparecía referenciada en los informes de espionaje hechos al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo por el trabajo que ella había realizado con esa organización. El nombre que el grupo especial dentro del DAS —conocido como G-3— le había dado a las labores de inteligencia contra el Ccajar era “Caso Transmilenio”. Dentro de las carpetas rotuladas de esa manera existía evidencia de interceptaciones y seguimientos a 14 personas pertenecientes al Colectivo y en particular a su presidente, Alirio Uribe Muñoz. De estas personas había datos biográficos, números de teléfonos, direcciones, correos electrónicos, fotocopias de sus cédulas, registros migratorios, información financiera de las centrales de reporte (Data Crédito, Cifín), antecedentes judiciales e información de padres, hermanos, cónyuges e hijos. También había fotografías de familiares de las personas espiadas, incluyendo la hija de Claudia Julieta Duque.

Duque contaba con un esquema de seguridad del Programa de Protección del Gobierno y había expresado antes sus sospechas de que algunos de sus escoltas realizaban labores de espionaje en su contra. Finalmente, Duque confirmó ese hecho cuando conoció informes internos que sus escoltas remitían al DAS donde informaban de sus actividades y le hacían falsas imputaciones. A pesar de que los escoltas fueron cambiados varias veces por solicitud de la periodista, estas prácticas se volvían a presentar. Además, los escoltas elaboraban informes sobre supuesto mal uso del esquema de seguridad por parte de la periodista. El Ministerio decidió suspenderle las medidas.

En octubre de 2007, la periodista Claudia Julieta Duque presentó una acción de tutela contra el Ministerio del Interior solicitando que le fueran restablecidas las medidas. El fallo ordenó al Ministerio la implementación nuevamente de las medidas con las que antes contaba.

En diciembre de 2008 la Corte Constitucional revisó los dos fallos de instancias anteriores que ordenaban al Ministerio del Interior restablecer el esquema de seguridad de la periodista. En la sentencia, la Corte no sólo confirmó ambas decisiones, sino que adicionalmente sentó jurisprudencia sobre varios asuntos fundamentales del Programa de Protección y de los esquemas de seguridad para periodistas. En diciembre de 2009 la periodista corroboró, por información de la Fiscalía, que el DAS había estado detrás de una amenaza en su contra recibida en 2004 que le había obligado al exilio.

En el año 2009, 16 reconocidos periodistas fueron blanco de interceptaciones de correos electrónicos, escuchas telefónicas y seguimientos ilegales por parte de agentes del DAS. Entre las víctimas están el director de la revista Semana, Alejandro Santos, el director de la emisora nacional W Radio, Julio Sánchez Cristo, el periodista y productor del programa de noticias «Contravía» en Canal Uno, Hollman Morris, y la corresponsal en Colombia de la emisora de derechos humanos Radio Nizkor, Claudia Julieta Duque[2].

claudia julieta duque

Cronología de la condena de miembros del DAS por tortura psicológica contra Duque

A partir del 2012, la justicia colombiana sentenció a varios ex funcionarios del DAS por la tortura psicológica de la periodista Claudia Julieta Duque, su pequeña hija, y otros miembros de su familia. Este caso de tortura comenzó en el año 2001, después de que Duque publicara los resultados de su investigación sobre el asesinato en 1999 del humorista político Jaime Garzón. Los agentes del DAS habían participado en un encubrimiento con el fin de desviar la investigación de la Fiscalía General sobre el asesinato de Garzón.

Se trata del primer caso en el mundo en el que la justicia penal logra identificar a los presuntos responsables del delito de tortura psicológica como un delito autónomo, no ligado a la ocurrencia de otros. Es la primera vez que un caso de esta naturaleza está sustentado en documentación del propio organismo de inteligencia que lo perpetró, como prueba del modus operandi ejecutado en el gobierno de Álvaro Uribe contra defensores de derechos humanos y periodistas. Esto lo convierte en un caso paradigmático acerca del uso de técnicas de contrainteligencia para el control político y social[3].

En 2012 Duque instauró una querella contra el ex presidente Álvaro Uribe por presuntos delitos de injuria y calumnia agravadas por asociarla públicamente con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc)[4]. En enero de 2014, el ex director Adjunto de Operaciones del DAS, Hugo Daney Ortiz fue declarado culpable y condenado a once años de cárcel[5]. En abril de 2014, el ex funcionario de contrainteligencia del DAS, Jorge Armando Rubiano, aceptó que había perseguido y torturado psicológicamente a Duque[6].

En octubre de 2014, la Unidad de Análisis y Contexto de la Fiscalía General de la Nación condenó por el delito de tortura agravada a los miembros del DAS José Miguel Narváez, Giancarlo Auque, y Enrique Ariza. En diciembre del mismo año fue dictada la primera sentencia sobre el caso de tortura psicológica de la cual fue víctima Duque, su hija y otros miembros de su familia[7].  En octubre de 2015, fue sentenciado a seis años de prisión el ex director de Inteligencia del DAS, Carlos Alberto Arzayús Guerrero, quién fue también jefe de la Oficina de Control Interno, razón por la que tuvo a su cargo las primeras investigaciones por el acoso a Duque[8].

En abril de 2017 Estados Unidos deportó al ex jefe de Inteligencia del DAS, Enrique Ariza. La deportación del ex funcionario se produjo gracias a la actuación de la Unidad sobre Violadores de Derechos Humanos y Crímenes de Guerra del Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security), cuyo objetivo es evitar que personas extranjeras involucradas en graves violaciones a los derechos humanos, entre ellas crímenes de guerra y tortura, encuentren refugio en Estados Unidos y eludan la acción de la justicia en sus países de origen. Esta unidad conoció el caso de Ariza en el 2014 a petición de Duque y su abogado, con el apoyo de PBI. El 30 de marzo de 2016, un juez de inmigración falló en contra del ex jefe del DAS, quien apeló la decisión, la cual fue confirmada la semana pasada. Ariza, además, fue condenado en noviembre de 2012 a 105 meses de prisión por los delitos de concierto para delinquir agravado, violación ilícita de comunicaciones, y utilización ilícita de equipos transmisores y receptores, por el llamado escándalo de las “chuzadas” del DAS. Esta sentencia fue confirmada en marzo de 2014.

En mayo de 2017, el Tribunal Superior de Bogotá confirmó la decisión del Juez Segundo Penal Especializado que negó la nulidad del proceso contra Ronal Rivera Rodríguez y Rodolfo Medina Alemán por el delito de tortura psicológica en contra de Duque[9]. En la actualidad, tres ex funcionarios del DAS permanecen prófugos en el caso de la periodista: el ex jefe de Contrainteligencia Rodolfo Medina Alemán; el ex jefe de Inteligencia Giancarlo Auqué de Silvestri; y el exdetective del Grupo de Inteligencia Estratégica 3 (G-3) Juan Carlos Sastoque, éste último asilado en los Estados Unidos y con circular azul de la Interpol[10].

Durante los años en los cuales se han dado estas sentencias, Duque ha sido víctima de seguimientos y vigilancia, los que ha denunciado, y por los que ha solicitado medidas de seguridad adicionales por parte de la Unidad Nacional de Protección[11].

Amanazas

Entre las más graves agresiones en contra de Claudia Julieta Duque de 2015 a 2016, cabe destacar las siguientes

Medidas de protección

En 2003 Claudia Julieta Duque es incluida en el Programa de Protección a periodistas del Ministerio del Interior[12] por la extrema gravedad de su situación de seguridad. Las medidas físicas de protección incluyen una puerta blindada y cámaras de vigilancia en su casa. Además, cuenta con un carro blindado y un teléfono Avantel.

Debido a su trabajo y al perfil de los casos que lleva, los continuos ataques que ha sufrido le obligaron a salir exiliada de Colombia en tres ocasiones entre 2004 y 2008.

En diciembre de 2009 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) otorgó medidas cautelares tanto para ella como para su hija.

Reconocimientos

Claudia Julieta Duque ha recibido varios premios y reconocimientos a su labor periodística durante los años 2009 y 2010:

  • Premio Reporteros Sin Fronteras sección Suecia, 2010
  • Premio al Coraje Periodístico de la International Women Foundation (EEUU)
  • Premio Hilaria Alpi (Italia)
  • En julio de 2010 fue nombrada miembro honorífico del sindicato británico e irlandés de periodistas.

Acompañamiento internacional

PBI acompaña a Claudia Julieta Duque desde 2010.

Claudia Julieta Duque

Claudia Julieta Duque: “Creo que Brigadas de Paz cumple una función fundamental para salvar la vidade quienes no creemos en las armas, de quienes hacemos una labor que no es bien vista en este país. Es una garantía de vida  cotidiana, yo me siento muy segura cuando estoy con Brigadas, son como unos ángeles de la guarda para mí. Realmente siento que el acompañamiento cotidiano a mí me permite seguir ejerciendo mi labor de la manera como la hago, me siento mucho más tranquila”.

 


Notas de pie:

[1] La información está basada en: Interceptaciones y seguimientos ilegales: grave intimidación al periodismo colombiano. Informe sobre el estado de la libertad de prensa en Colombia en 2009, Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), 2010
[2] Ataques a la prensa en 2009 – Una reseña global por el Comité para la Protección de los Periodistas, Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), Nueva York, febrero de 2010
[3] Frontline Defenders: Caso Claudia Julieta Duque: un precedente mundial por la búsqueda de justicia, 1 de marzo de 2016
[4] Frontline Defenders: Historia del caso: Claudia Julieta Duque
[5] El Tiempo, Exsubdirector de Operaciones del DAS, condenado por tortura sicológica, 18 de diciembre de 2014
[6] Ccajar: Jorge Armando Rubiano, ex funcionario del DAS, aceptó cargos de tortura agravada y pidió sentencia anticipada en el caso de la periodista Claudia Julieta Duque, 8 de abril de 2014
[7] ¡Pacifiasta!: Así ha operado la justicia en el caso de la periodista Claudia Julieta Duque, 3 de marzo de 2016
[8] El Espectador: Condenan a seis años de prisión a exfuncionario del DAS por tortura psicológica a periodista, 1 de octubre de 2015
[9] W Radio: En firme proceso contra exdetectives del DAS por tortura a la periodista Claudia Duque, 17 de mayo de 2017
[10] Equipo Nizkor: Deportado exdirector de inteligencia acusado de tortura a Claudia Julieta Duque, 24 de abril de 2017
[11] PBI: Claudia Julieta Duque: 2015 – 2016, 28 de septiembre de 2016
[12] El Programa de Protección del Ministerio del Interior se creó en 1997 para atender a poblaciones en riesgo como personas defensoras de derechos humanos, sindicalistas y periodistas. El Programa está encabezado por el ministro del Interior y hacen parte varias entidades públicas —Vicepresidencia, Policía, DAS, Fiscalía, Procuraduría y Defensoría, entre otras— y representantes de la sociedad civil que asisten como invitados.

Deja un comentario

PBI abre espacios para la paz

A %d blogueros les gusta esto: