Fneb

La Fundación para los Derechos Humanos “Nydia Érika Bautista”, (Fneb), es una organización conformada por familiares de víctimas de desaparición forzada de cinco regiones del país, (Bogotá, Valle del Cauca, Meta, Casanare y Putumayo) y por un grupo interdisciplinario de abogadas, trabajadoras sociales, expertas en documentación y comunicación social, quienes acompañan a personas que han sufrido la desaparición de uno o varios seres queridos.

Buscan encontrar a las personas desaparecidas, promover el esclarecimiento de la verdad, la justicia, la dignificación de las víctimas y sus familiares, y lograr cambios de políticas públicas en favor de sus derechos.

El vestido blanco comic

Historia

Nydia Érika Bautista, nacida en 1954, creció en un hogar con un fuerte compromiso social. A temprana edad, manifestó una profunda convicción por lo humano y aprendió a rechazar la injusticia social. Durante su juventud, realizó estudios en sociología y economía y en 1982 se vinculó al Movimiento 19 de Abril (M-19):

“Para esa época era un grupo subversivo de izquierda, que hacía mucho trabajo social sobre todo con las comunidades pobres. Entonces, Nydia Érika ayudaba en la construcción de escuelas en los barrios del sur de Bogotá, ayudaba a los niños y a los indígenas y siempre con este sentido social de trabajar por la gente más desfavorecida, era lo que le apasionaba”, Andrea Bautista, sobrina de Nydia Érika y abogada de Fneb[1].

El 30 de agosto de 1987, día de la primera comunión de su hijo Erik y su sobrina Andrea, (un año después de haber sido detenida arbitrariamente y torturada por miembros de la Brigada III del Ejército en Cali), fue detenida en Bogotá y conducida por hombres, vestidos de civil y armados, a una finca en el municipio de Guayabetal, (Cundinamarca), en una operación entre las Brigadas III y XX del Ejército, en el marco de varias desapariciones forzadas, asesinatos y allanamientos a miembros del M-19.

Nydia Erika Bautista FNEB
Nydia Erika Bautista

Según los indicios, en su cautiverio sufrió tortura y violencia sexual, antes de ser ejecutada y desaparecida, y su cuerpo fue abandonado como N.N. en el cementerio del mismo municipio[2]. A partir de ese momento, su hermana Yanette Bautista y su familia, no ni cesaron un minuto en la búsqueda de Nydia Érika, en la búsqueda de justicia y en la exigencia de que el Estado realizara una investigación e identificación de los responsables.

“Yo era Secretaria Ejecutiva de una empresa multinacional y en ese momento decidí cambiar mi vida, quitarme los tacones y ponerme los tenis y salir a buscar a Nydia y salir a buscar justicia y en ello estoy todavía”[3] – Yanette Bautista, hermana de Nydia Erika.

Tres años después, gracias a la confesión de un suboficial de inteligencia militar de la Brigada XX, hallaron sus restos y la misma ropa que llevaba puesta el último día en el que la vieron sus seres queridos. A pesar de que fueron identificados por la Procuraduría General como perteneciente a Nydia Érika Bautista[4], fueron cuestionados por el representante a la Cámara, Pablo Victoria, bajo el argumento principal de que no se había probado científicamente la identidad de los restos[5]. Por ello, en 2001, los restos que reposaban en un panteón del Cementerio Central de Bogotá, fueron nuevamente exhumados. El año siguiente, la Fiscalía confirmó que los restos óseos correspondían con una probabilidad del 99,99%, a Nydia Érika[6].


Testimonio: 29 años sin Nydia Erika


A pesar de las recomendaciones internacionales de enjuiciar a los responsables, no se han llevado a juicio a los oficiales y suboficiales de las Brigadas III y XX, que coordinaron el crimen. Además, en 2011, fue restituido a su cargo el General Álvaro Hernán Velandia, destituido en 1995, y quien oficiaba en la época de los hechos como jefe del Comando de Inteligencia y Contrainteligencia Militar (Coici), en Bogotá[7].

Janneth Bautista
“Hoy se cumplen 29 años de la desaparición de Nydia Érika, no deja de darnos tristeza a pesar de que hemos encontrado su cuerpo, pero nos golpea la impunidad, la persecución, que hombres estén vigilando nuestras actividades en estos días” – Yanette Bautista, en el marco del día de la desaparición forzada (2016)

En su lucha, la familia tuvo el apoyo de la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos, (Asfaddes), organización en la que Yanette Bautista fue coordinadora jurídica, coordinadora general y presidenta. Esta lucha incansable por la verdad y la justicia no ha estado exenta de riesgos. A medida que avanzaba el caso de la desaparición de Nydia Érika, aumentaban también las amenazas, persecuciones, y vigilancias constantes, tanto es así que en 1997, Yanette, Andrea y otros miembros de la familia tuvieron que abandonar el país durante años. Desde Alemania, Yanette siguió muy activa en la lucha por las personas desaparecidas en Colombia y otros países.


En fotos: Encontrarlos es paz


En 1999, Yanette Bautista fue galardona con dos premios, como reconocimiento a su compromiso en defensa de los derechos humanos, en particular por su lucha por las personas detenidas desaparecidas, no sólo en Colombia sino en varios países. Fue ese mismo año, en esa dura época de exilio, cuando nació la Fundación Nydia Érika Bautista.

“Lo que se decidió hacer ante la gran cantidad de familias desaparecidas que acudían a Yanette para buscar su ayuda fue formar una Fundación de familiares, que es lo que la hace diferente a otras ONG que acompañan casos de desaparición forzada”, Andrea Bautista.

Trabajo

Fneb ofrece un acompañamiento integral con enfoque diferencial que trata de cubrir todos los espacios y vacíos que deja la desaparición forzada. También tiene como objetivo la lucha por los derechos de las mujeres desparecidas y reivindica que la Fiscalía tiene el deber de investigar la violencia sexual que se haya cometido de cualquier forma contra las niñas y las mujeres desaparecidas.

desaparición forzada

Documentación de casos

En este momento, Fneb se está encargando de documentar 500 casos que presentará a la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición[8], un trabajo colosal y de suma importancia de sistematización de testimonios, declaraciones de las víctimas, los testigos y los mismos victimarios, los expedientes judiciales y el tratamiento que se le ha dado a la verdad y la justicia. Estos documentos también servirán de ayuda para los abogados en el litigio estratégico.

Apoyo jurídico

Fneb brinda acompañamiento jurídico ante distintas autoridades con el fin de que se busquen las personas desaparecidas y que haya justicia. Gracias a su trabajo de litigio, la organización ha logrado que, al menos, el 90% de los casos que lleva hayan sido aprobados.

Memoria

Como parte de la acción de Fneb, también está la documentación de historias de vida de las víctimas y de sus familiares, sus luchas y su resistencia individual y colectiva, destacando los numerosos obstáculos a los que se han tenido que enfrentar, así como su contribución para la verdad y la justicia. Estas historias estarán destinadas a la Comisión de la Verdad.

Además, se prevé que para el año 2017 estará sistematizada toda la información sobre desaparición forzada, para ponerla al servicio de la sociedad, ya sea a través de las universidades o de la biblioteca del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Andrea Torres desaparición forzada FNEB
Andrea Torres

Escuela de liderazgo

Es importante resaltar el trabajo que ha realizado la Fneb mediante talleres en los cuales participan una veintena de personas, (en su mayoría mujeres), de distintas regiones, familiares de personas desaparecidas. “A través de esta herramienta de empoderamiento, queremos que no sean más objetos de violencia sino que se conviertan en sujetos políticos”, declara Yanette Bautista. Estas capacitaciones permiten a cada uno de los miembros de la escuela participar de manera activa en un área de trabajo de Fneb en su región respectiva. Apoyados por las personas que coordinan estas diferentes áreas, socializan a sus comunidades las experiencias y su conocimiento adquirido.

Por ejemplo, en el marco de la Semana Internacional contra la Desaparición Forzada, en mayo de 2016, la escuela realizó un taller de memoria en el resguardo indígena San Marcelino, (Putumayo), al que asistieron más de 350 miembros del resguardo, durante el cual se recogieron historias de vida para la memoria y el postconflicto.

En septiembre de 2016, se llevó a cabo otra capacitación sobre violencia con la mujer y género, cuyo objetivo era identificar y sensibilizar sobre las formas de violencia intrafamiliar y violencia durante el conflicto armado contra las niñas y las mujeres, así como sobre los derechos de las víctimas y cómo adoptar estrategias para el futuro.

Incidencia

Cabe destacar que Fneb ha sido de la primera organización en Colombia, y posiblemente en América Latina, en haber realizado investigaciones, a través del área de incidencia, con un enfoque diferencial; es decir enfocándose en grupos de personas específicos como personas afrodescendientes, mujeres[9], o indígenas. Además, a nivel de litigio estratégico, la organización ha logrado que el resguardo San Marcelino se declare como “caso connotado”, es decir de gran importancia, y que el Tribunal Superior en el Putumayo ordene a las autoridades (Fiscalía, Defensoría) documentar y recibir todas las denuncias de desaparición forzada, ejecución sumaria, desaparición y violación sexual que nunca antes habían sido recibido por éstas, dejando los casos en total impunidad y las familias en un estado muy grande de indefensión y abandono.

Participación en el proceso de negociaciones

Durante los últimos años, Fneb ha participado de diferentes formas en las negociaciones entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc en La Habana, (Cuba).

Por un lado, Yanette Bautista fue una de las personas que acudió en la primera delegación de víctimas a La Habana, en 2014. Además, Fneb fue una de las representantes de las 18 organizaciones colombianas que trabajan el delito de desaparición forzada, para presentar a la mesa de negociaciones las propuestas de las víctimas, organizaciones de derechos humanos y especializadas para la implementación del acuerdo sobre personas dadas por desaparecidas. Estas recomendaciones surgieron de un proceso independiente, se dieron cita más de 90 organizaciones, de 24 departamentos del país. Entre otras propuestas, se planteó:

  • Una reestructuración profunda de las herramientas e instancias de búsqueda que consideran, no han garantizado avances significativos en la búsqueda, identificación y entrega de las víctimas;
  • El desarrollo de medidas para el fortalecimiento de los procedimientos y alcances en la identificación forense;
  • La creación de una estructura participativa, con veeduría ciudadana para la Unidad Especializada de Búsqueda de Personas Desaparecidas, (Ubpd), que garantice el hallazgo de los desaparecidos como parte esencial del Derecho a la Verdad.

Según la mesa de Trabajo de desapariciones forzadas, de la Coordinación Colombia Europa EEUU (Cceeu), que aglutina a las 18 organizaciones mencionadas, el acuerdo representa una oportunidad para los familiares de personas desaparecidas y para sus organizaciones, puesto que se plantea la creación de una nueva Ubpd, así como una serie de medidas inmediatas para la búsqueda, identificación y entrega digna de restos de las personas que se encuentran desaparecidas, pero exigen que estas medidas inmediatas se mantengan mientras se realizan los desarrollos legislativos e institucionales que permitan poner en funcionamiento la Ubpd. Y que en la implementación de la Ubpd se tomen en cuenta las recomendaciones que presentaron en La Habana el 17 de marzo de 2016. Tal y como Yanette afirmó en entrevista a PBI “la firma de los acuerdos de paz son para nosotras una esperanza. Nosotras le apostamos a la paz, al sí, a que no haya más desaparecidos en Colombia. Que nuestros niños y jóvenes tengan el derecho de salir a la calle sin el temor de ser desaparecidos y que si son desaparecidos, tengan el derecho a ser recuperados vivos, como vivos se los llevaron”[10].

Medidas de Protección

En la actualidad, las directivas de Fneb cuentan con medidas cautelares ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Estas medidas de protección fueron ordenadas desde 1997, y siempre han estado vigentes.

Riesgos, amenazas y agresiones

Desde que Yanette Bautista acudió en la primera delegación de víctimas a La Habana, en septiembre de 2014, hasta la actualidad, las integrantes de la Fneb han sido víctimas de señalamientos públicos. El expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez afirmó que Yanette era una guerrillera del ELN en un debate público en septiembre de 2014. Han sufrido robos de información y al menos seis amenazas a través de llamadas, como por ejemplo, la recibida, el 24 de junio de 2015, por Andrea Torres Bautista cuando un hombre le advirtió “(…) le vamos a pegar una matada (…) pero primero le pegamos una violada pa’ que respete a los hombres”). También por correo electrónico o mediante panfletos, el 29 de septiembre de 2015 fueron mencionadas junto con más de 100 personas y organizaciones de derechos humanos en un panfleto en el que fueron declaradas objetivo militar por el Bloque Capital de las Águilas Negras. Además uno de los integrantes de la Fundación se encuentra exiliado por amenazas.

Ver las más graves agresiones en contra de Fneb de 2014 a 2015.

Premios y reconocimientos

En 1999, Yanette Bautista recibió de la Universidad Católica de Eichstätt (Alemania) el Premio Shalom y de la Sección Alemana de Amnistía Internacional el Premio de Derechos Humanos, los dos en reconocimiento de su trabajo por los detenidos desaparecidos en América Latina.

El 13 de diciembre de 2012, la Fundación fue galardona del Premio Franco-Alemán para los Derechos Humanos “Antonio Nariño”, por su trabajo de empoderamiento de familiares de las víctimas de desapariciones forzadas y por su trabajo por el derecho a la verdad y a la justicia como contribución a la construcción de la Paz.

Acompañamiento internacional

PBI acompaña puntualmente a Fneb desde 2007 y en 2016 se firmó un convenio de acompañamiento.

Contacto

Página web
Página Facebook


Notas de pie:

[1] PBI Colombia, Entrevista a Andrea Bautista, 26 de enero de 2015
[2] Sin olvido: Nydia Érika Bautista, sin fecha
[3] PBI Colombia/Ageh: Entrevista a Yanette Bautista, junio de 2015
[4]Naciones Unidas: Federico Andreu v. Colombia, Comunicación No. 563/1993, U.N. Doc. CCPR/C/55/D/563/1993 (1995).
[5] El Tiempo: Quince años paran sepelio, 27 de enero de 2003; Centro de Memoria: La imagen de Nydia seguirá ondeando, 30 de agosto de 2015
[6] Semana: La desaparecida Nidia Érika y el general Velandia, 24 de noviembre de 2009
[7] Ccajar: Familiares de Nydia Érika Bautista presentan Acción de Revisión ante el alto Tribunal, 25 de agosto de 2014
[8] Una Comisión de la Verdad es “un órgano temporal, de carácter extra-judicial, que se ha creado históricamente en procesos de transición (de dictaduras a la democracia y de conflictos armados a la paz) para esclarecer patrones de violencia. No es un mecanismo para administrar justicia sino para contribuir a la verdad y reconocer los derechos de las víctimas”. En: Oficina del Alto Comisionado para la Paz.
[9] Ver el informe sobre desapariciones forzadas de mujeres en Colombia, realizado por Fneb y publicado en febrero de 2016. Esta investigación busca visibilizar las desapariciones forzadas de niñas y mujeres bajo el conflicto armado y la violencia sociopolítica en el país a través de 39 casos, en los que se han identificado los rasgos de género y de violencia contra la mujer y los impactos diferenciales que las desapariciones forzadas han dejado en las vidas, los cuerpos y los derechos de las víctimas.
[10] PBI Colombia: 29 años sin Nydia Érika, 17 de septiembre de 2016

PBI abre espacios para la paz

A %d blogueros les gusta esto: