Resistiendo en su territorio

Cijp asesora y acompaña a la comunidad indígena wounaan nonam de Santa Rosa de Guayacán, (zona rural de Buenaventura a la orilla del río Calima), desde el año 2010, tras una incursión paramilitar en la región que obligó a la comunidad a abandonar su hogar y desplazarse al casco urbano de Buenaventura.


En fotos: La comunidad nonam y su resistencia

Mujeres líderes: Entre la selva y la ciudad

En fotos: La comunidad indígena nonam: nuevamente en medio del conflicto armado

Cuentos del terreno: El pueblo nonam celebra el retorno a su tierra


Allí, niños, adultos y ancianos vivieron hacinados en albergues durante más de un año “en condiciones infrahumanas” de salud y de higiene, según el Padre Alberto Franco, miembro de Cijp[1]. En junio de 2011, la Cidh otorgó medidas cautelares a favor de 21 familias de la comunidad wounaan nonam y solicitó al Estado colombiano “adoptar medidas necesarias […], para garantizar [su] vida [e] integridad física y […] su retorno al Resguardo Indígena de Santa Rosa de Guayacán en condiciones de dignidad y seguridad”[2].

nonam_santa-rosa

Con el acompañamiento de Cijp, la comunidad regresó a su territorio en agosto de 2011 y lo declaró Resguardo Humanitario y Biodiverso, prohibiendo así el ingreso de cualquier actor armado[3]. Este territorio es colectivo y lo comparten con comunidades afrodescendientes.

Sin embargo, entre 2014 y 2015 fueron desplazados de la región miles de indígenas, por la constante presencia de grupos paramilitares y guerrilleros en la zona[4]. En el año 2014, fumigaciones con glifosato sobre cultivos ilegales de coca en la región[5] alcanzaron los cultivos de pan coger y la zona habitada del Resguardo Humanitario y Biodiverso de Santa Rosa de Guayacán, causando pérdida de cosechas, animales y problemas en la salud para la gente de la comunidad[6].


Notas de pie:

[1] PBI Colombia: Entrevista al Padre Alberto Franco, 22 de julio de 2011
[2] Comisión Interamericana de Derechos Humanos: MC 355/10 – 21 familias de la comunidad Nonam del pueblo indígena Wounaan, Colombia, 2011
[3] El Tiempo: La tribu que le hace frente a la violencia, 12 de enero de 2015
[4] Acnur: Prevención, respuesta inmediata y soluciones, noviembre 2014
[5] El Litoral del San Juan es una de las regiones con más hectáreas sembradas de cultivos ilícitos en el departamento Chocó, área de constantes disputas entre los actores armados siendo los cultivos un interés principal de ellos, y traspasado por un corredor importante del tráfico de drogas hacia el Pacífico. Fundación Ideas para la Paz: Lo que esconden las cifras, 15 de febrero de 2015
[6] El Tiempo: La tribu que le hace frente a la violencia, 12 de enero de 2015; Cijp: Fumigación aérea con Glifosato en Santa Rosa de Guayacán, 6 de agosto de 2014

One thought on “Resistiendo en su territorio”

Deja un comentario