2019: Comunidades resistentes en fuego cruzado

El río Jiguamiandó delimita la subregión del Bajo Atrato, al norte de Chocó. Allí, en la orilla del río, viven comunidades afrodescendientes e indígenas Embera que han vivido la violencia de los años 90′ y el despojo de sus tierras. En esta época, miles de personas se desplazaron de la zona mientras otras se escondieron en el bosque y resistieron de manera pacífica para proteger sus tierras. Fueron años trágicos de los cuales han logrado sacar lo mejor, la organización colectiva y la creación de zonas humanitarias para protegerse de manera no violenta[1]. A pesar de esta resistencia pacífica reconocida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos[2], las comunidades de Jiguamiandó siguen luchando para que se respete su territorio y sus derechos básicos.

Pero el río Jiguamiandó es también una cuenca con tierras fértiles y un subsuelo rico en minerales, que atrae los intereses de grandes empresas. Desde hace varios años, se ha convertido en una frontera invisible entre actores armados que se disputan las tierras, el control del territorio y los corredores de tráfico hacía los océanos Pacífico y Atlántico[3].

A finales de diciembre de 2018, el ejército de Colombia bombardeó[4] la cuenca a unos pocos metros de la Zona Humanitaria de Nueva Esperanza, una de las primeras zonas humanitarias creadas en la cuenca. Las y los habitantes de la zona volvieron a vivir los peores momentos de la guerra, y de hecho en febrero y marzo de 2019, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, la Fuerza Pública y ELN se enfrentaron muy cerca de la población civil[5]. La zozobra y la restricción de desplazamiento generados por los enfrentamientos resultaron en la muerte de varios niños y niñas del Resguardo indígena Uradá-Jiguamiandó y provocó también una epidemia de malaria[6]. Hoy en día, los enfrentamientos se han detenido pero los actores armados y las empresas interesadas[7] en el territorio siguen rodeando a las comunidades de Jiguamiandó[8] que solo piden poder vivir de la madre tierra.

En este último vídeo de nuestra serie del 25 aniversario, tres líderes de este territorio relatan lo que vivieron este año.

 

PBI Colombia

Notas de pie

[1] Ccj, Cijp: Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad: Espacios de dignidad para la población desplazada en Colombia, enero 2009, 25p

[2] Cidh: Medida Cautelar No. 140-14, Comunidades, líderes y lideresas afrodescendientes de Jiguamiandó, Curvaradó,

Pedeguita y Mancilla respecto de Colombia, (Ampliación), 7 de febrero de 2018

[3] El Espectador: El Carmen del Darién, centro del conflicto, 5 de febrero 2018

[4] Cijp: Bombardeos afectan comunidades en Territorio Colectivo de Jiguamiandó, 8 de diciembre 2018

[5] Cijp: Sitiada la población en Zona Humanitaria, 20 de febrero 2009

[6] Ocha: Flash Update No. 1 – Confinamiento en Jiguamiandó – Carmen del Darién (Chocó), 7 de marzo 2019

[7] Cijp: La lucha embera contra la minería en el Chocó, 4 de noviembre 2019

[8] Cijp: Operaciones armadas de AGC en medio de actuaciones militares, 9 de diciembre 2019

**Video realizado por Javier Bauluz, gracias al apoyo de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo – AEXCID

AEXCID

 

Deja un comentario