Impunidad: Pena sin castigo

«Lo que más temo es el poder con impunidad. Le temo al abuso de poder y al poder de abusar».

– Isabel Allende

El mes pasado acompañamos a la Asociación para la Investigación y Acción Social, (Nomadesc), en un foro de víctimas, en Cali, llamado «Víctimas de crímenes de Estado. ¿Acuerdo de justicia?, ¿Paz? o ¿Impunidad?».

El evento comenzó con un acto simbólico de recuerdo de los familiares de las víctimas del conflicto armado, que relataron historias terribles y también emotivas sobre desapariciones y asesinatos. Y colocaron simbólicamente una bandera con los nombres de las víctimas en un mapa de los departamentos del Cauca y Valle del Cauca.

Durante uno de los testimonios, Carmen, una afrocolombiana, contó el día en que unos hombres armados entraron en su casa y asesinaron a siete hombres de su familia. Su testimonio fue horrible y cargado de emoción; espontáneamente concluyó su intervención cantando una bonita canción sobre la memoria, y otros le acompañaron en el canto.

Cuando el mapa estuvo repleto de banderas con los nombres de cientos de víctimas, una banda afrocolombiana de la costa Pacífica cantó varias canciones  y muchos se unieron con cantos y bailes.

Esto es Colombia, esta es mi experiencia de Colombia: en un minuto, una persona comparte una historia dolorosa o violenta sobre la muerte o la pérdida de un ser querido y al minuto siguiente, todos se ponen a cantar y bailar. Aunque sus historias son traumáticas, su espíritu es fuerte y se inspiran en su lucha para ser reconocidos y porque se dé la no repetición.

Los actos de memoria continuaron y escuchamos a dos grandes abogados de derechos humanos, Jorge Molano (acompañado por PBI) y Federico Andreu. Ambos presentaron un fascinante análisis jurídico y criticaron las implicaciones legales y las incertidumbres que rodean al acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las Farc. Su preocupación principal es si el acuerdo de paz servirá realmente para hacer justicia con las víctimas de crímenes de Estado o continuará el status quo de la impunidad.

Sarah

Deja un comentario